DEVOLUCIONES

Hoy en día, las devoluciones online se han convertido en una práctica habitual. En ropa, se estima que devolvemos el 30% de lo que compramos. El comercio online favorece al acercamiento entre las marcas y el consumidor, y también da la oportunidad a pequeñas marcas locales a darse a conocer nacionalmente e internacionalmente. Pero también favorece, por desgracia, a empeorar la carrera contra el cambio climático. Prácticas como ofrecer devoluciones gratuitas y no educar al consumidor final, del daño que puede provocar una compra sin pensarlo demasiado, puede estimular un círculo vicioso.

Es importante concienciarnos como comunidad y reflexionar sobre el valor de la compra online y utilizar este servicio con responsabilidad, de esta manera podemos evitar muchas emisiones de CO2, residuos del doble empaquetado o el deterioro de las prendas. Cada paquete devuelto, deja un enorme rastro de emisiones. Todo esto se traduce en un incremento de la contaminación y un empeoramiento de la calidad de aire. Muchos de esos productos acaban directamente en un vertedero, ya sea porque el coste de su devolución no compensa y la empresa prefiere tirarlo directamente, o ya sea porque de tanto moverse se ha acabado estropeando.

Photo header by: Mark Lennihan / AP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.